Spread the love

El cuerpo humano es entendido por todas las personas que habitamos en el mundo como nuestra única verdadera propiedad e inclusive hay algunos que sabiamente le conocen como nuestro único verdadero hogar, un hogar que cargamos con nosotros hasta el momento que nos marchamos de la vida. Debido a la tan personal  relación que tenemos con nuestro propio cuerpo es imprescindible el mantenerlo en buen estado de la misma manera en que nuestro hogar debe siempre estar en buen estado para hacer de la vida una agradable. Sin embargo, hay muchas cosas que pueden salir mal y que pueden desestabilizar nuestro armónico cuerpo.

Existen muchas teorías que afirman que todo ser vivo y todo objeto en general es producto de sus alrededores, lo que significa que muchas veces puede suceder que aunque intentemos tomar el mejor curso de atención para nuestro cuerpo, mucho dependerá en factores externos que afectaran lugares internos. Es también de saber que mientras que nuestro cuerpo en teoría es bastión personal, una vez que entra un intruso a nuestro interior es muy probable que este tenga un gran efecto sobre nosotros y sobre nuestro bienestar general ya que estos intrusos tienen una capacidad suprema para propagarse.

Estos intrusos degenerativos se llaman bacterias que son seres minúsculos que buscan siempre como cualquier otro ser vivo el alimentarse y el reproducirse a la mayor velocidad posible. El problema viene cuando estos minúsculos seres y su comportamiento simplemente son incompatibles con nuestro organismo. Esto es parecido a una persona en cuyos hábitos incluye el tirar colillas de cigarro al suelo quien decide vivir en un bosque de pasto seco : evidentemente el resultado será un incendio forestal. Por esta razón lo mas viable es mantenernos lejos de estos seres cuya función es destruirnos.

Par poder mantenerles fuera de nuestro organismo es necesario mantenernos lejos de su medio ambiente y evitar a toda costa ser un centro de incubación de las mismas. Las bacterias son siempre seres de calor quienes gustan mucho de la humedad por lo que debemos erradicar estas condiciones en nuestro hogar inclusive si es que vivimos en un lugar donde las condiciones climáticas sean estas.  Otro aspecto clave para mantener a las bacterias lejos de nosotros es el mantener nuestro lugar de habitación un impecablemente limpio, algo que verdaderamente aborrecen las bacterias.

Asimismo, algo que se debe de hacer es el alimentar de la mejor manera posible la maquina que se encarga de aniquilar bacterias aunque estas penetren nuestras defensas: esto es el sistema inmunológico. Este sistema se alimenta básicamente con buena alimentación, buena hidratación y ejercitando el cuerpo.

Finalmente, algo que debemos hacer es siempre mantenernos en vista de un medico si nos sentimos mal. Esto significa que si un dolor de garganta persiste es necesario ir a hacerse un cultivo faríngeo para ver que bacterias hay. Así en todo lo demás que pueda acontecer en cualquier parte de nuestro cuerpo.